El cubo de Rubik fue creado por el escultor y profesor de arquitectura húngaro Ernő Rubik en 1974. Originalmente llamado “cubo mágico”, el rompecabezas fue licenciado por Rubik para ser vendido por Ideal Toy Company en 1980, año en el cual ganó el premio alemán a Juego del Año en la categoría de mejor rompecabezas. Un cubo de Rubik clásico posee seis colores uniformes y un mecanismo de ejes que permite a cada cara girar independientemente, mezclando así los colores. Para resolver el rompecabezas, cada cara debe volver a quedar en un solo color. Se estima que se han vendido más de 450 millones de cubos en todo el mundo, convirtiéndolo, no solo en el rompecabezas más vendido, sino que es considerado, el juguete más vendido del mundo.