Alcudia (oficialmente en catalán: Alcúdia) es uno de los espacios de Mallorca con una historia, una geografía y una dinámica social más singular. Es una ciudad donde la historia está viva: los restos arqueológicos de la ciudad romana de Pollentia, son muy importantes, los dos recintos de murallas, uno medieval y el otro renacentista, hacen que Alcudia sea especialmente atrayente por su carácter histórico.


Alcudia cuenta con un importante patrimonio cultural y su casco histórico resulta ideal para perderse entre sus animadas callejuelas en las que se puede sentir la historia a cada paso.


Museos, galerías de arte, certámenes musicales, teatrales y literarios, exposiciones de arte, fiestas populares, ferias artesanas y gastronómicas a lo largo de las cuatro estaciones del año completan uno de los calendarios de eventos más completos de la isla.
La zona más turística es el Puerto de Alcudia (Port d’Alcúdia), el puerto comercial más grande de Mallorca que funciona como punto de conexión de la isla con Menorca por medio del ferry.


Si queréis descubrir uno de los espacios naturales más destacados de Mallorca, nada mejor que adentrarse en el Parque Natural de la Albufera, un área dominada por un gran pantano ideal para conocer la flora y la fauna características de las islas Baleares.
Como no podría ser de otro modo, la zona de Alcudia cuenta con varios kilómetros de costa formados por playas de grandes arenales y aguas claras y poco profundas ideales para alejarse del mundanal ruido. Además de la conocida playa de Alcudia, en la zona merece la pena destacar otras opciones como la playa de Muro, Can Picafort o cala San Vicente.


Alcudia ofrece a los turistas y visitantes una estancia con muchas posibilidades: historia, cultura, playa, montaña, albufera y el toque de diversión que puedan necesitar.

La ciudad romana de Pollentia

Si queréis más cosas que hacer en Alcudia, podréis visitar los numerosos restos romanos de la antigua ciudad romana de Pollentia, una ciudad planificada a la perfección de la que aún se conservan los restos del antiguo anfiteatro con algunas tumbas, además del antiguo foro y algunas zonas residenciales. Pollentia, – fundada después de la conquista de la isla, que llevó a cabo el cónsul Quinto Cecilio Metelo en el año 123 aC, supone el inicio de la vida urbana en Mallorca. El gran desarrollo urbanístico, que experimentó entre el siglo I a.C y III d.C, en parte dado por su situación estratégica entre las bahías de Pollença y Alcúdia, la convirtió en la ciudad más importante de época romana de Baleares; con una extensión de entre 15 y 20 ha. Actualmente se pueden visitar las áreas de la portezuela, el Foro, y el Teatro. El yacimiento fue descubierto en el siglo XVII, a través de monedas y otros hallazgos. Desde entonces, aunque con cierta irregularidad, se fue trabajando en las excavaciones. Visitando el Museo Monográfico de Pollentia, podrá disfrutar de una muestra de diversos materiales recuperados durante las campañas de excavación realizadas en Pollentia. El museo está situado en el centro histórico, muy cerca de la iglesia de Sant Jaume, en un edificio del siglo XIV.