Un concepto innovador con ideas frescas

Bexamel Gastrocroquetería abrió sus puertas el pasado mes de julio en la calle María Zambrano nº 2 de Alcázar de San Juan de la mano de tres socios, Alexandro, Víctor y Oscar, que cuentan con varios años de experiencia en el sector de la hostelería y que decidieron apostar por un establecimiento innovador y con ideas frescas.

Bexamel Gastrocroquetería es un local muy ameno, acogedor y que ha tenido mucho éxito desde el día de su inauguración. En él encontramos una amplia variedad de croquetas, desde las más tradicionales hasta las más vanguardistas; de jamón ibérico, de boletus variado, de queso azul con manzana y cardamomo, de morcilla de burgos con comino, de pollo al curry, de espinacas con albahaca y parmesano, de bacalao con azafrán… o diferentes croquetas gourmet con productos más exquisitos y que cambian cada semana.

Asimismo, en su carta encontramos diferentes tipos de ensaladas tailandesas, yakimeshi, yakisoba o hot dog estilo Mumbai, platos de influencia oriental. Igualmente cuentan con elaboraciones semanales, según mercado, donde podremos degustar, por ejemplo, una exquisita burger de vaca con cebolla roja, bacón y salsa criolla, un delicioso pulpo a la brasa con parmentier, un sabroso calamar nacional a la plancha con picada de cilantros y cebolla roja, o un riquísimo chuletón o entrecot madurado con patatas rusticas y chimichurri cremoso.

Y no podemos olvidar sus postres, totalmente caseros, donde destacan su tarta de queso, el carrot cake con rema de lima, el brownie de oreos o el gofre con sopa de dulce de leche y helado.
En definitiva, Bexamel Gastrocroquetería es un concepto de negocio totalmente innovador a lo que habitualmente estamos acostumbrados, donde además de la experiencia de sus propietarios en el sector, cuentan con una exquisita gastronomía y está abierto a todo tipo de públicos que quieren degustar unos productos de 10.